Sabina Texido  



 

Extrañaciones 

           

               a Ernesto Villalón, poeta loco 



 

 

Mírate, poeta. 

Tus fantasmas me son tan familiares. 

Tus horas de escribir 

las calles mudas del amanecer 

distintas las manos  

pero el poema es 

y por alguna extraña razón 

o por la común historia te conozco. 

 

Ah, poeta 

dónde están las calles habaneras 

tantas veces caminadas 

la quinta de los molinos misteriosa y amada: 

cuánto árbol te ha visto sonreír a las estrellas 

dónde tu sabiduría 

por qué la cruel locura 

y la cama de hospital son ahora tu refugio... 

 

hemos tropezado ignorando 

que por alguna extraña razón  

nos conocemos desde el polvo 

por una común historia 

por un nombre común 

que tiene el sabor perfecto del futuro 

y que nos hace únicos, poeta, esenciales. 

                       
2001, con la noticia 

 

Ciudad 

Habana, la hermosa 

 

Nuevo
fuego amanece cada día  

en la canción de amor 

en tus calles húmedas por los secretos de los duendes. 

Secular esta luna se acostumbró con tus recodos 

y la yagruma suicida toca la blanca sábana colgando del balcón. 

 

Trasciende el olor de los fantasmas en la casa de Sophía 

mientras ella busca a Víctor por los corredores, 

lo llama hacia la buhardilla cómplice, 

pero va encontrando siempre el mismo rostro escarmentado 

del Alejo que después la poseería sin remedio... 

 

Cada día 

tú, geometría imperfecta, hermosa, 

regalas tu elegancia loca y añejada 

para las rondas de los trovadores 

para los santos y las señas de augustos piratas 

que se desvanecen con el alba 

y entretejes los sueños del balcón de eterna serenata 

para que Lezama y Hemingway se declaren locos célebres 

cada día. 

 

Pasan carruajes de rocío sobre tus adoquines fuertes 

se lleva el aire los susurros y viene la noche 

jinete de la suerte de vivir en aunque sea unas horas 

porque entre tus senos turgentes hay un lugar famoso 

donde los gatos se hacen el amor y las sombras 

eternas sombras 

se retiran a dejarnos la vigilia de la ceiba

 

Allí tu nombre va creciendo y toma una extraña ortografía 

y nace entre tus piernas desde la escarcha del tiempo 

tu pasado oculto, tus venas abiertas a la primavera. 

Pero lo indecible está en el poema 

y tu sabor y tu piel son todo nuestros 

como nosotros de  

surgidos de tu sol y de tus aguas 

eternamente hermosa idolatrada ciudad 

en aquestos libros emplovados conocida 

como Villa de San Cristóbal de La Habana 

desde siempre y para siempre 

símbolo y sonrisa de la vida nueva. 

           
La Habana Vieja, junio 1981 

 

 

Habanera
 

 

En todos los zaguanes hay un duende dormido. 

Al anochecer, 

cuando se abran las ventanas 

y el viento acaricie las picualas

cuando el aroma se extienda hasta el último rincón, 

el duende de mi puerta desperezará su anclaje 

y batirán las alas     

sueños cautivos. 

 

Será entonces la imagen 

el encuentro 

y sólo bastará cerrar los ojos para conjurar hechizos; 

pero el tiempo es ajeno a nuestro inútil ruego 

y tendremos que esperar el milagro de la luna 

para despertar los duendes. 

                1985 

 

Patria 

 

¿Dónde fue que te vi por última vez? 

En los anillos de agua del lago ajeno, 

o sobre el pecho de un transeúnte 

desnuda y soñando libertades... 

 

Te vi, creo, en los ojos de mis nietos sin besar; 

en la calle donde escribí el primer verso, 

en el libro viejo  y desgarrado de la Edad 

que sobrevivió el avión y los inviernos. 

 

Te traigo a cuestas, como una cruz, 

como una lágrima de tierra 

como un beso. 

A cuestas,  como un fardo inefable  

entrañablemente tierno; 

Y estás hecha de pedazos de papel, cartas, imágenes 

Estás hecha de tiempo. 

 

Cien años hace que naciste tibia única guerrera amante 

Suave firme loca sabia dulce eterna mía  

Y no recuerdo 

Si te vi la última vez en mi nostalgia 

En mi esperanza 

o en mi patio. 

                Marzo, 2002 

______________ 

Sabina Texidó: Cantante, poetisa, traductora e intérprete, estudió danza en Cuba, Vive en Michigan donde ha abierto un pequeño café cubano que ella anima dando clases de bailes cubanos. Tiene un libro de poemas de próxima aparición.

 

 

 

Indice